Gestión del Patrimonio Moderno y el Rol de la Sociedad

Gestión del Patrimonio Moderno y el Rol de la Sociedad

Este texto es la transcripción de la ponencia elaborada en ocasión del III Foro de Patrimonio Cultural Edificado: “Una apuesta por la Planificación Urbana integrada al Patrimonio”, celebrado el 20 de abril de 2017, en el magnifico escenario del antiguo Cine Lux, hoy reutilizado para albergar las instalaciones del Centro Cultural de España en Guatemala, sobre el “Paseo de la Sexta”, también recuperada, en el Centro Histórico de la ciudad, que a pesar de todo se niega a morir, en estos espacios las personas se pueden encontrarse, relacionarse e identificarse, espacios propicios para la recuperación del verdadero sentido de la palabra “lugar”.

Se inicia este ensayo con una breve reflexión sobre espíritu del tiempo, Zeigeist, en el sentido hegeliano, para determinar cual es el orden de ideas que caracterizan a esta época y como los historiadores se referirán a ella en el futuro.

Así como el Renacimiento será recordado, como su nombre lo dice, por el renacimiento del ser humano, el período actual será definido por elevar sobre todas las cosas las finanzas, el dinero como motivo de todo lo que se piensa, se dice y se hace.

El sistema actual se fundamenta en una economía de consumo masivo, la cual sobrevive precisamente gracias a grandes masas de consumidores sumisos, autómatas cuya única finalidad y ciclo de vida es trabajar, comprar, consumir y morir, como en una escena de Metrópolis, el magnifico film futurista de 1927 producido por el austriaco Fritz Lang, el cual muestra unos seres incapaces de pensar, o mucho menos de razonar o de tomar decisiones a partir de un proceso de análisis crítico.

Lo preocupante de este asunto es que la condición humana es relegada o anulada totalmente, por lo que es imprescindible plantearse que opciones tenemos ante tal situación. Ya desde la década de los noventa del siglo pasado, se planteó la necesidad de asumir una postura crítica ante dicho modelo de desarrollo, centrado únicamente en lo económico.

Desde entonces se insiste en definir la realidad a partir del análisis de tres conjuntos que se relacionan entre sí de manera compleja, sin olvidar las dinámicas económicas, que al fin de cuentas también representan aspectos inherentes a la condición humana; pero también tomando en cuenta las dinámicas sociales, con el ser humano en su dimensión individual y colectiva; Al mismo tiempo, todas esas relaciones dinámicas y variables se desarrollan en un ambiente que es definido por las condiciones físicas, por lo que el análisis de dicho contexto, será también necesario, sin embargo, este se abordará desde una plataforma sistémica, en el entendido que es un contexto físico el cual es habitado no solo por seres humanos, sino por plantas y otras especies, en una palabra es un ecosistema.

Sin embargo, todo lo descrito en el párrafo anterior, es muy complejo, por ello resulta útil la ilustración del diseñador Jonathan Banbrook , presentada en la exposición Global-All Mix , quien 2 3 diseña un esquema a partir del principio del Yin y el Yang, de la filosofía del Taoismo, el cual describe dos fuerzas opuestas, pero a la vez complementarias, en la versión de Banbrook, vemos al ser humano en el centro como equilibrio entre el cuidado de la naturaleza y una economía con responsabilidad, todas las partes son un todo de manera holística, sostenible.

0445b54e73aacc8f0fe44924d23b5133

Imagen 1: Cartel de Jonathan Banbrook para la Exposición “Global-All Mix, Río +20”

Ante la apabullante complejidad es importante contar con un mapa de ruta que ayude a tomar decisiones en los procesos de gestión, el cual busque recuperar el lugar que al ser humano corresponde, por lo que se propone usar un mapa que rescata una disciplina también desplazada pero indudablemente necesaria, la Filosofía.

Modelo Teórico_REM

Este modelo teórico es la integración de dos aportes distintos, pero que se complementan, Marta Zatonyi y Aind Rand, en este modelo se interpreta la filosofía como un árbol, el cual tiene cinco raíces: la ética, para ayudarnos a discernir entre el bien y el mal; la lógica para tomar decisiones entre lo verdadero y lo falso; la estética, por su parte como disciplina que nos ayuda aclarar las ideas sobre las impresiones, reacciones o reflexiones que determinada expresión despierta, si hablamos de manifestaciones contemporáneas, por otro lado al hablar de expresiones clásicas, entonces es útil para esclarecer la diferencia entre lo bello y lo feo; adicionalmente es importante contar con un marco de referencia que sustente todas estas reflexiones, por lo que la epistemología será necesaria, sobre todo si permite abordar todas estas variables desde una plataforma compleja, en este aspecto se sugiere estudiar a Edgar Morin; como complemento, es importante entender la relación entre los seres humanos y el uso del espacio, como ello tiene que ver con aspectos de lo individual y lo colectivo, lo público y lo privado, es importante establecer acuerdos que permitan convivir en armonía, por ello es importante la política, como disciplina de las ciencias sociales.

Lo anterior permite entender la realidad para interpretarla y tomar decisiones en cualquiera de los procesos que integran el ejercicio profesional, este ensayo se enfocará en los proceso de planificación estratégica para la gestión del Patrimonio Cultural Edificado. Las reflexiones, análisis crítico y propuestas, se harán a partir de la experiencia obtenida en participar en los esfuerzos por conservar importantes complejo de la arquitectura moderna en Guatemala, como la planificación del proyecto urbano Corredor Central Aurora Cañas y el Paseo de la Sexta, la Ciudad Universitaria de la Universidad de San Carlos de Guatemala, el Centro Cívico y el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

Cuando se habla de conservación de patrimonio edificado, sobre todo si se trata de edificaciones públicas o conjuntos urbanos, es importante impulsar procesos de planificación estratégica e integral para evaluar los escenarios futuros y definir la imagen que se pretende alcanzar y cuando se deben implementar las acciones que se necesitan hacer para lograrlo, el garantizar los recursos necesarios para ello es parte de la gestión.

El sentido estratégico implica pensar en planes de corto, mediano y largo plazo, al ser integral se aborda desde una plataforma compleja, como ya se ha dicho, tomando en cuenta todas las variables, sociales, ambientales y económicas.

Se recomienda que los procesos participativos incluyan en la convocatoria a todos los sectores involucrados, vecinos, usuarios, instituciones, sociedad civil organizada, asociaciones, academia, gremios, colegios profesionales, empresarios, camaras, desarrolladores, propietarios, inquilinos, gobierno local, gobierno departamental y gobierno central. Los organismos internacionales, participan compartiendo apoyo en la aplicación de teorías y buenas prácticas en casos análogos, formación del recurso humano, experiencias y en algunos casos financiamiento.

Todos con una conciencia ciudadana que permita establecer acuerdos para definir los valores que le dan el carácter patrimonial al bien, la necesidad de conservación, los usos que se le van a dar y cómo se va a garantizar la sostenibilidad, en resumen la imagen o visión a futuro. Esta es la primera parte de la planificación estratégica.

Como segunda etapa, a partir de los acuerdos alcanzados en la primera, será necesario definir de la misma manera participativa, las políticas, planes, programas y proyectos, cómo y cuando serán implementados.

La ejecución de los proyectos, la puesta en marcha de los programas y el uso del bien recuperado sería una tercera fase, el ciclo cierra con una serie de evaluaciones programadas para determinar si todo está bien y hasta cuando, si es necesario complementar o cambiar algún programa o proyecto. En todas las fases incluso en estas es importante y necesario la participación ciudadana. En los próximos párrafos se hará un análisis de casos sobre el tema en cuestión.

En el caso de Ciudad Universitaria de la USAC, se definió el Plan de Manejo desarrollado en el 2011, lamentablemente y debido principalmente a la falta de voluntad política, este proceso no se complementó con una estrategia de desarrollo integral, por lo que no ha sido aplicado, en consecuencia las amenazas al patrimonio se han mantenido latentes, el deterioro y perdida de los valores patrimoniales son evidentes. En este ejemplo se evidencia una debilidad en la aplicación de la herramienta para la conservación, posiblemente debido a políticas clientelares en el uso del suelo y en la aplicación del plan de manejo para la conservación. La participación de la comunidad es necesaria para recuperar el avance logrado con anterioridad.

Para el caso del Centro Cívico, la primera etapa se ha alcanzado, dado que después de varios talleres participativos, se logró el Acuerdo Ministerial que lo declara Patrimonio Cultural de la Nación, la siguiente fase debe ser el Plan de Manejo, el cual debe articularse con todas sus áreas de influencia, entre ellas el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, la Estación Central del Ferrocarril y sus patios, así como la Ciudad Olímpica.

En cuanto al Centro Cultural Miguel Ángel Asturias, se está implementando una Estrategia de Revitalización Urbana Integral, denominada “Renacimiento” que cuenta con tres herramientas básicas de planificación: Estrategia de Desarrollo Institucional, para modernizar la organización del servicio y el recurso humano; Plan Maestro, para concluir con las áreas del programa urbano y arquitectónico que aún están pendientes y un Plan de Manejo para conservar los espacios patrimoniales que también ya han sido declarados de importancia patrimonial nacional. En este caso aun está pendiente la incorporación a los procesos participativos de los vecinos del Barrio San Gaspar, los complejos comerciales de El Amate, Mercado Sur, Gran Centro Comercial de la Zona 4, para que la estrategia también contemple un eje de recualificación urbana.

De la misma manera la Ciudad Olímpica ya cuenta con un Plan de Revitalización, del cual no se conoce mucho, por lo que es preciso señalar que demanda procesos participativos acompañados de una Estrategia de Comunicación del mismo.

Panorama zona_centro_civico

Imagen 3: Panorámica Centro Cívico. Fotografía Werner Solórzano.

fegua_werners

Imagen 4: Panorámica FEGUA y equipamientos aledaños. Fotografía Werner Solórzano.

En cuanto al caso de la Estación Central de FEGUA, existe un proyecto promovido por la Agencia Nacional de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica -ANADIE-, denominado Plaza Gobierno/Centro Administrativo del Estado, el cual también fue definido sin la participación ciudadana, es importante señalar en este caso que la sola presentación de un proyecto dista mucho de ser un proceso participativo, dado que el concepto de participar se debe de aplicar en todas las partes del proceso y no solo en un par de sesiones informativas.

La propuesta es el resultado de un proceso vertical y unidireccional, definido desde la óptica del modelo de la especulación inmobiliaria, el proyecto que actualmente aparece en la página de ANADIE, está pensado para uso de actividades administrativas que alberguen a un número indefinido entre 10 y 12 mil empleados públicos, mas los agentes y usuarios. El programa incluye un área comercial y la estación del futuro Metro Riel.

A pesar de que argumenta que respetará el Patrimonio Industrial, es importante contrastar el programa urbano arquitectónico ofrecido, la demanda a satisfacer indicada y la disponibilidad del suelo, dado que el complejo de FEGUA no es un lote baldío, en consecuencia, si en verdad se respeta su condición patrimonial, el área útil disponible no haría posible la recuperación y rentabilidad de una inversión que según aparece en la página consultada asciende a US$240 millones.

Por otro lado, en el Perfil del Proyecto, en ningún momento hace mención al Patrimonio Moderno, a pesar de estar en una de las áreas de amortiguamiento del Centro Cívico, declarado complejo patrimonial en el 2014. En las sesiones informativas, los profesionales a cargo del proyecto se limitan únicamente a indicar que se considera la incorporación de elementos de la plástica, sin definir tipo, ni artistas; sin embargo, esta intención está alejada conceptualmente de la idea original de los creadores de dicho conjunto urbano, quienes desde el inicio del proceso trabajaron en conjunto con el equipo de artistas invitado, aplicando el concepto de integración, en negrita para resaltar la diferencia conceptual de los términos.

IMG_0181

Imagen 5: Integración de la plástica en el Edificio del Banco de Guatemala en el Centro Cívico. Fotografía Raúl Monterroso.

Desde que se hizo público, dicho proyecto ha presentado las deficiencias anteriormente descritas, más otras de carácter urbano, por lo que ha llamado la atención de instituciones encargadas de la protección del patrimonio y de la cuestión urbana, como Docomomo_gt, la Facultad de Arquitectura de la USAC y recientemente el Colegio de Arquitectos, incluso la cartera de Cultura y Deportes, primero a cargo de Ana María Rodas en 2105 convocó a la formación de una Mesa Técnica para sugerir programas y acciones relacionadas con la Protección del Patrimonio Cultural Moderno e Industrial, del Conjunto Histórico Centro Cívico de la Ciudad de Guatemala y sus Áreas de Influencia, dicha mesa fue integrada por una multisectorial. Posteriormente con José Luis Chea quien ratificó el trabajo de dicha mesa e incluso ha cuestionado públicamente dicho proyecto.

Sin embargo, posiblemente los mejor que todo este proceso ha despertado es la participación ciudadana, a través de líderes de opinión, gestores culturales y profesionales de distintas áreas, quienes han contribuido en la elaboración de una propuesta destinada a buscar un balance entre todas las variables que inciden en este proyecto urbano.

La opinión de expertos urbanistas y público indica que un proyecto que tome en cuenta la vocación original del complejo, infraestructura para el transporte, integrado a un conjunto de espacios dedicados a las artes alternativas, cultura urbana, empresas creativas y comercio, sería bien aceptada, por lo que el proyecto de Metro Riel integrando en su programa arquitectónico y urbano a la Estación Central de las Artes, sería lo adecuado, habría que complementar el programa con espacios para promover el diseño y todas aquellas expresiones resultado de una idea creativa, esto en la actualidad se conoce como “Economía Naranja”, en Guatemala ha llegado a representar exportaciones por más de US$800 mil anuales, generando más de mil empleos; no obstante, el paradigma de que la cultura y las artes no representan una dinámica económica aún está presente en el imaginario local.

Descubrir que hay otras posibilidades para activar una dinámica económica, mas allá de la especulación inmobiliaria, oportunidades sobre todo para jóvenes, ancianos, personas con capacidades diferentes, pero también aquellos que aspiran a una alternativa diferente y por lo cual son excluidos del sistema laboral formal tradicional.

La integración de Metro Riel con la Estación Central de las Artes y la Creatividad podría representar un balance entre los diversos intereses que ejercen presión sobre el destino del complejo patrimonial; sin embargo ello implica procesos de reflexión, dialogo y trabajo para encontrar el balance, construcción colectiva de la imagen y del plan de manejo de los recursos para generar oportunidades para mas sectores de la sociedad, todo esto es posible con la voluntad de cada una de las partes, es importante que cada sector involucrado manifiesta la voluntad de hacer concesiones, sin esta actitud, sucederá lo que hasta la fecha ha pasado, nada, lo peor para la ciudad y los ciudadanos que la habitamos es que no pase nada.

 

Referencias

Fuentes, Sonia. La modernización en la ciudad de Guatemala, un estudio de la Arquitectura (estética, plástica y formal) de los edificios básicos del Centro Cívico de 1944 a 1958. División de estudios de posgrado. Programa de Maestría y Doctorado en Arquitectura. Universidad Nacional Autónoma de México. México. 2011.

Fuentes, Sonia. “Patrimonio arquitectónico moderno en Guatemala y su gestión mediante el enfoque multidisciplinario.” ACADEMIA XXII. Primera época, año 5, número 9. Agosto 2014-Enero 2015. Facultad de Arquitectura. Universidad Nacional Autónoma de México. 2015. 67-79.

Garda, Davide. Historia en imágenes de la arquitectura guatemalteca del Siglo XX. Editorial Académica Centroaméricana, S. A. Guatemala. 1980.

González, Verónica. Reflexiones de un artista: Roberto González Goyri. Adesca. Editorial Serviprensa. Guatemala. 2008.

G&T Continental, Fundación. “Con estilo propio: la plástica del Centro Cívico de la Ciudad de Guatemala” Revista Galería Guatemala. Año 9. No. 26. Editorial Galería Guatemala. Guatemala. 2006.

Kabsch-Vela, Hans y Raúl Monterroso. Carlos Haeussler y la construcción de la modernidad en Guatemala. ARQUINE. No. 77. Otoño 2016. México. 109-112.

López P., Jorge Mario. Integración plástica en arquitectura moderna del sector privado de la ciudad de Guatemala (1954-1976): Un análisis crítico de edificaciones. Programa de Doctorado en Arquitectura, Escuela de Estudios de Postgrado, Facultad de Arquitectura, Universidad de San Carlos de Guatemala. Guatemala. 2016.

López P., Jorge Mario. “Crítica y valoración de la arquitectura moderna. El método de Roberto Segre y Eliana Cárdenas”. ACADEMIA XXII. Primera época, año 7, número 13. Febrero- Julio 2016. Facultad de Arquitectura. Universidad Nacional Autónoma de México. 2016. 95-109.

Montes, Jorge. “Centro Cívico de la Ciudad de Guatemala”. III Congreso Nacional de Arquitectura, CONARQ 3. Guatemala, s. f.

Monterroso, Raúl y Gemma Gil. Moderna: guía de arquitectura moderna de Ciudad de Guatemala. Fotografías de Andrés Asturias. El Librovisor, Ediciones alternativas del Centro Cultural de España en Guatemala. 2008.

Monterroso, Raúl. “Modernidad inconclusa”. PERSPECTIVAS de arquitectura y diseño. Guatemala. Junio-octubre 2009. 55-60.

Monterroso, Raúl. “Al rescate de la sofisticada elegancia como lenguaje de la arquitectura pública”. PERSPECTIVAS de arquitectura y diseño. Ed. 21. Guatemala. 2014. 44-47.

Monterroso, Raúl. “Corazón Cultural: Una estrategia de revitalización integral para el CCMAA”. Onceavo festival de junio 2015. Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Ministerio de Cultura y Deportes. Guatemala. 2015. 40-43.

Monterroso, Raúl. “El sueño de Efraín, el gran Teatro Nacional”. DOMUS, México, América Central y El Caribe. No. 30. San José, Costa Rica. 2016. 60-63.

Rogers., E. N., Sert, J. L. y Tyrwhitt; J. El corazón de la Ciudad: por una vida más humana de la comunidad. Trad. al español Jaime Esteve y J. J. Permanyer. Congresos Internacionales de Arquitectura Moderna. VIII CIAM. Editorial Científico-Médica. Barcelona. 1955.

Tostoes Ana y Zara Ferreira. Editors. Adaptive reuse, the modern movement towards the future. Docomomo 14th International Conference Proceedings. Lisbon. 2016.

Raúl Monterroso

Arquitecto por la Universidad de San Carlos de Guatemala y Doctor en Arquitectura por la Universidad Nacional Autónoma de México. Dentro de los cargos que ha ocupado, cabe mencionar: Sub-Director de Urbanísitca: Taller del Espacio Público, Coordinador General de Planificación y Catedrático Titular de la Universidad de San Carlos, Director del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. Crítico de la arquitectura y el urbanismo. Gestor de espacios para la cultura, el arte y el ocio.

Únete a la discusión

Loading comments...