MAPAS DE OPORTUNIDAD PARA QUETZALTENANGO: Densidad, Servicios, Vivienda, Empleo, Movilidad, Centralidades

MAPAS DE OPORTUNIDAD PARA QUETZALTENANGO: Densidad, Servicios, Vivienda, Empleo, Movilidad, Centralidades

Uno de los aspectos más legibles que esta crisis ha evidenciado es la dificultad de los gobiernos locales (municipales) para gestionar y echar a andar los puestos y centros de salud, esto con la finalidad de fortalecer la atención primaria y hacerle frente a la pandemia. Esto se debe en gran parte a la falta de información que los gobiernos cuentan para desarrollar sus planes de acción.
Es de suma importancia la construcción y actualización de la información territorial en cada municipio. Citando el artículo de Alejandro Balsells[1] “No hay que ser experto para saber que los 1,725 puestos de salud existentes a nivel nacional, lo hacen con precariedad y será imposible llegar al número mágico en el corto o mediano plazo; sin embargo, si pretendemos combatir la pandemia, los actuales deben funcionar de manera adecuada e instalarse un buen número de nuevos”.

 

 

Este artículo trata de concatenar dos conferencias recientes[2] que abordan el tema de “la ciudad y la pandemia”, con la realidad en datos del municipio de Quetzaltenango. A continuación, algunas ideas fundamentales para el desarrollo del mismo:

  • Es necesario mejorar y asegurar el saneamiento municipal, entendiendo su dimensión integral para mejorar las condiciones de higiene y evitar el hacinamiento.
  • Hacer llegar la información del territorio (de lo local y municipal) a los líderes de cada barrio, para asegurar el cumplimiento y monitoreo de los protocolos.
  • La preocupación más sensible está en la economía, por lo que es más que evidente activar las economías de barrio y el apoyo a productores locales.
  • El conocimiento y el acceso a información es oportunidad, hoy más que nunca, se necesita construir conocimiento local para resolver los problemas de nuestros barrios, colonias, aldeas, etc.

El argumento que acompañan estos planteamientos, se constata y correlaciona bajo 3 conceptos:

1º En las ciudades Intermedias[3]  hay una “topología” de escala intermedia[4] esto es, distancias permanentes de vida de escala humana. Todo está a menos de una hora andando para la mayoría de la población urbana.

2º Las ciudad de 15 minutos[5] trata de operar una transformación profunda del espacio urbano actualmente monofuncional, con la ciudad central y sus diversas especializaciones hacia una ciudad policéntrica, para ofrecer calidad de vida en distancias cortas, acceder más fácilmente a las seis funciones sociales urbanas esenciales (habitar, trabajar, aprovisionarse, cuidarse, aprender, descansar).

3º Desde una perspectiva ambiental, una ciudad policentrica[6] se ve como una oportunidad para reducir el consumo de suelo y de la movilidad; desde una perspectiva social se ve como instrumento para potenciar la cohesión en tejidos compactos y diversos; y desde una perspectiva económica, se ve fundamental para activar economías en red.

Sobre estos conceptos y eslóganes (vigentes dentro de materia urbanística) debo precisar mi acuerdo, con las líneas de pensamiento e investigación de Josep María Llop y Ricardo Abuauad, a quienes parafraseo y concateno con datos del municipio de Quetzaltenango:

  • Los factores de la escala humana, distancias y tiempos de vida, deben ser determinantes: “ciudades para vivir”[7]. Más que priorizar criterios o eslóganes de moda como el de ciudades competitivas, creativas, u otros eslóganes de moda. (no voy a negarlos, pero los coloco subordinados al criterio primordial de “ciudades para vivir”).- Llop, JM.
  • Tener ciudades de una topología de escala humana, de distancias cortas, nos permite abordar esto de un modo sostenible, en el enfoque de ciudad saludable. -Llop, JM.
  • Imprescindible, reducir los impactos de la motorización. No solo espacio peatonal, no solo espacio verde, además, otros colores por la pluralidad. Promover la movilidad multimodal, no todo es a pie, la bici, los autos compartidos, etc.- Llop, JM.
  • Reducir las distancias y los tiempos de vida es la clave para ciudades más saludables y sostenibles. -Llop, JM.
  • La coalición en favor de la mejora de la vida urbana debe ser muy amplia. Para ello hay que tener pocos objetivos, entendibles y muy universales… decir con una facilidad “excesiva” la ciudad de los 15 minutos, es más fácil, pero menos serio que decir que hay que mejorar las ciudades de menos de una hora en tiempo y 4 kilómetros de distancia a todo. -Llop, JM.

No es fácil hacerlo en ciudades como Quetzaltenango, una cifra referencial del presupuesto municipal por habitante es de US$275[8], el ratio del presupuesto público no lo es todo, también nos indica las condiciones de la economía de las familias, gastar en moverse cuando se tiene menos dinero es injusto, las distancias y los tiempos en usar la ciudad hacen más pobres a los pobres.

  • Entendiendo la problemática, es preciso constatar datos en cada municipio. Por ejemplo revisar Densidad con varias capas de factores que son determinantes[9] por ejemplo: Densidad, Servicios, Vivienda, Empleo, Movilidad, Centralidades. -Abuauad, Ricardo
  • En Santiago de Chile, constataron sorprendidos que las viviendas precarias, pequeñas, sobrepobladas, arman un conjunto de hechos que hace aumentar los riesgos de contagio bajo cuarentenas forzadas. -Abuauad, Ricardo
  • La cuarentena funciona cuando “Quedarse en casa es sinónimo mayor seguridad”, no de mayor riesgo de posición. Por tanto, densidad precaria, mal servida y con bajos estándares, en un plano de hacinamiento consolidan la idea de que “Quedarse en casa solo es privilegio de algunos”. -Abuauad, Ricardo
  • “Ciudad de los 15 minutos” o llamémosle como le llamemos, seguirá siendo una meta ética
  • “La ciudad de los 15 minutos” es una idea vendedora[10], pero tiene un limitado alcance, las prioridades están en la ciudad de los 115 minutos, la misma donde se disparan los contagios. -Abuauad, Ricardo
  • La Propuesta: redistribución de oportunidades. Por supuesto lo primera tarea es el saneamiento, sobre todo de viviendas en zonas de riesgo, así como la generación de soluciones habitacionales de calidad. Ciudades policéntricas a escala intermedia trazan un mapa de oportunidades en dos escalas: la escala corta (15 minutos) nivelando zonas vulnerables y la escala territorial en una red descentralizada, con fuentes de empleo, uso mixto y bien conectada. -Abuauad, Ricardo

La pregunta no es si estos modelos se pueden aplicar en Quetzaltenango o en cualquier otro municipio de Guatemala, la pregunta es cómo empezamos a equilibrar y proveer acceso a servicios y oportunidades a la población vulnerable, pensando desde la escala intermedia y la escala de barrio. Las ciudades intermedias de nuestro país se siguen configurando con desigualdad, donde acceder a servicios y oportunidades es sinónimo de recorrer grandes distancias. Tal como sucede en Quetzaltenango, existen concentraciones de lugares, fuentes de empleo, que generan gran cantidad de movimientos de la periferia hacia las centralidades, lo que repercute en los tiempos de desplazamientos de la población, y aún mayor de las áreas rurales hacia los centros urbanos.

Por otra parte, el asunto de “La Vivienda en Guatemala”, es también un reto municipal, el cual nivela estándares de calidad de barrios, servicios y equipamientos en las zonas más vulnerables. En Quetzaltenango, existe un antecedente, El Plan de Vivienda Municipal, producto de la cooperación internacional y consultores locales. Este instrumento recaba una gran cantidad de información territorial en el área urbana (como en casi todos los diagnósticos y estudios del municipio, se aborda únicamente el ámbito urbano, dejando de lado lo rural). Ante la responsabilidad municipal con la coyuntura actual de la población, lo convierte en un instrumento a revisar y construir información a partir de él, con el fin de que sea un intrumento para los gobiernos locales.

Cuando nos referimos a las condiciones de las familias, se espera que éstas cubran sus necesidades básicas como: la salud, educación, vivienda, saneamiento, Esto se convierte en un panorama complicado, cuando en las familias quetzaltecas:[11].

  • El desempleo a nivel familiar se refleja en un 28%
  • El 36% no tuvieron la oportunidad de recibir algún tipo de educación
  • Hay limitada cobertura de los servicios de salud pública
  • La contaminación ambiental se ve en todas las zonas de la ciudad por contaminación de ríos, basureros clandestinos, tala de árboles que afectan las condiciones de habitabilidad y principalmente la salud.
  • El 36.8%136de las familias se encuentran en condiciones de hacinamiento lo que indica un bajo nivel de condiciones de habitabilidad

Paralelamente al crecimiento de la población, la necesidad de habitar y de vivienda crece en proporción a razón de entre 937 hogares anualmente.[12]

Al no contar con la capacidad de dotarse de vivienda propia, estas 937 familias que crecen en la ciudad tendrán que obligarse a compactar a más miembros en una sola vivienda. Esto provocaría una mayor densidad a nivel de predios y crecimiento en número de pisos sin control urbanístico. A este argumento, se refuerzan las siguientes ideas:

  • La vivienda popular es la más demandada. Esto va ligado en relación con la situación económica imperante en donde hay estratos medios que han optado por una vivienda básica.
  • La vivienda de lujo tiene poca demanda, significa que el poco mercado de viviendas de lujo en la ciudad está dirigida a ciertos grupos quizás población y capitales ajenos a la ciudad.
  • Hay grupos sociales que están lejos de entrar en el grupo de demanda de vivienda y está representado por grupos de población con las siguientes características, aquellos que:
    • No cuentan con los recursos económicos para dotarse de vivienda.
    • No tiene empleo.
    • Tiene empleo, pero no estabilidad laboral.
    • Tiene empleo y estabilidad laboral pero no tiene acceso a financiamiento (crédito) ya que los requisitos son excesivos.
  • Los precios de la oferta en el mercado de suelo-vivienda resultan ser inalcanzables para el promedio de la población.

Para impulsar la activación de la economía local, se necesita  la identificación de subcentros[13] o micro centralidades en base a la densidad, la movilidad y los lugares destino de los trabajadores. Para la cual, ya existen datos en estudios como el Plan de Acción Xelajú Sostenible, Plan de Ordenamiento Económico Territorial y el Plan de Ordenamiento Territorial de Quetzaltenango. Estos antecedentes, podría servir de base para trazar “el mapa municipal de oportunidades”.

[1] Balsells, Poder Municipal y Pandemia. https://www.prensalibre.com/opinion/columnasdiarias/poder-municipal-y-pandemia/

[2] [2] Llop, Josep María, “Ciudades y escalas intermedias”. Julio 2020 https://youtu.be/egqtVRQ2IZw  Abuauad, Ricardo. “Después de la pandemia: la Ciudad de los 15 minutos, el territorio de una hora y media”. Julio 2020. https://youtu.be/KWIFJYjAHcM

[3] FUNDESA, “Ciudades Intermedias, la apuesta al desarrollo” http://revistaconstruccion.gt/old/index.php/articulos/13-actualidad/11-ciudades-intermedias-la-apuesta-al-desarrollo

[4] Llop, Josep María, “Ciudades y escalas intermedias”. Julio 2020 https://youtu.be/egqtVRQ2IZw

[5]LA Network, “Ciudad de los 15 minutos” https://la.network/ciudad-de-los-15-minutos-en-que-consiste-la-propuesta-de-anne-hidalgo-para-su-segundo-mandato/

[6] Marmolejo, Duarte. ¿Cuán poli céntrica puede ser nuestra ciudad? En este artículo citando a Boix y Trullén 2012.  https://core.ac.uk/download/pdf/41828703.pdf

[7] Llop, Josep María, “Ciudades y escalas intermedias”. Julio 2020 https://youtu.be/egqtVRQ2IZw

[8] Q376 millones para el presupuesto 2020 del municipio de Quetzaltenango. Según Censo de Población Quetzaltenango tiene 180,000 habitantes. https://www.prensalibre.com/ciudades/quetzaltenango/q376-millones-para-el-presupuesto-2020-de-la-municipalidad-de-quetzaltenango/#:~:text=El%20presupuesto%20total%20del%202019,reducci%C3%B3n%20de%20aproximadamente%20Q1%20mill%C3%B3n.

[9] Abuauad, Ricardo. “Después de la pandemia: la Ciudad de los 15 minutos, el territorio de una hora y media”. Julio 2020. https://youtu.be/KWIFJYjAHcM

[10] Podeje Iván, “La ciudad de los 115 minutos”. Julio 2020. https://www.latercera.com/opinion/noticia/la-ciudad-de-los-115-minutos/GH7LU6HETJGKRGHFJ7G5DOXY5I/

[11] Castillo, Mónica. Diagnóstico Condiciones de Vivienda Quetzaltenango. Plan de vivienda municipio de Quetzaltenango.

[12] Gómez, Hugo. Diagnóstico de vivienda, área urbana de Quetzaltenango. Plan de vivienda municipio de Quetzaltenango.

[13] Marmolejo, Duarte. ¿Cuán poli céntrica puede ser nuestra ciudad? Menciona sobre temas relevantes como Policentrismo, Economía Urbana y Estructuras Metropolitanas. https://core.ac.uk/download/pdf/41828703.pdf

Luis Fernando Castillo

Arquitecto quetzalteco por la Facultad de Arquitectura de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Posee estudios de postgrado en desarrollo urbano, planificación urbana estratégica y movilidad sostenible.  Se desempeña como profesor en cursos de urbanismo y arquitectura desde el año 2009, en el Centro Universitario de Occidente y hasta 2014 en la Universidad Mesoamericana, ambas en Quetzaltenango. Tutor en Concursos de estudiantes de arquitectura, destacando 3º lugar a nivel latinoamericano en concurso Mass Housing de ONU Habitat en 2014 y 2º lugar en concurso BID Urban Lab en 2015.  En 2013 fue consultor de la Municipalidad de Quetzaltenango para el Plan de Movilidad Sostenible. En 2014 y 2015 Consultor del Banco Interamericano de Desarrollo en la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles para Quetzaltenango. Fundador y colaborador de varias iniciativas estudiantiles y ciudadanas, como Grava (Grupo de ayuda voluntaria de Arquitectura) Fundador de BAUS (Consultora de Urbanismo y Arquitectura) de la Granja Fab Lab (Taller de fabricación digital en Quetzaltenango) Co-fundador de “Habitante Colectivo” y Festival “Hagamos ciudad”. Y últimamente trabajando en Lab-CA (laboratorio centroamericano de vivienda).

Únete a la discusión

Loading comments...